Petroglifos hasta en la Sopa. Una mirada de la Asamblea Nacional Ambiental, Támesis Antioquia



Lo primero que hay que decir es que dando muchas gracias a la vida por todos los sitios y los paisajes bellos que me ha permitido conocer, estas montañas de esta parte del suroeste de Antioquia son en verdad muy especiales, y aunque no están precisamente flotando, es de lo más parecido que he visto a las montañas flotantes de Pandora, el fantástico planeta de Avatar. Desde el mismo parque del pueblo se puede observar hacia el occidente una vista muy interesante: una montaña muralla rocosa que en realidad es la montaña que acuna al pueblo, domina con sus cimas su parte alta, y muestra entre sus verdes de muchísimas plantas, varias paredes de roca de siluetas muy particulares, y cascadas con las aguas que luego pasarán alrededor del pueblo. Corona el paisaje hacia el norte un cerro de formas aún más especiales todavía, desde hace un par de siglos llamado Cristo Rey, pero seguramente llamado anteriormente de otras formas debido a sus mágicas siluetas, y complementa la puesta en escena en el horizonte el baile entre el brillante sol de estos cañones y la neblina de estas montañas, tan verdes y puras que todavía albergan al único Oso de Suramérica y de todas las montañas de Colombia.



La cita para encontrarnos en la Asamblea en Támesis es el sábado en la mañana, pero ésta estaba precedida por una invitación a dar una pasada por Jérico y conocer algo del proceso de resistencias que se presentan en contra de la Anglo Gold Ashanti y su deseo de convertir la naturaleza de esta zona en un distrito minero, dentro del cual se ubica entre otras la ya famosa Quebradona. Jericó es un pueblo muy bonito, muy culto, muy estético, con una sensación de tiempo muy especial para ofrecerle a sus visitantes, algo que me hizo recordar muy buenos tiempos en la Villa de Leyva. Sin embargo, nuestro interés más allá de lo histórico, lo estético o lo artístico que Jericó tiene para ofrecerle a todos quienes hoy nuevamente comienzan a visitarlo, es una cita con la gente de Palocabildo, una de las comunidades con mayor protagonismo en el acto de la resistencia ante el proyecto minero. El viernes hacia las 5 de la tarde tomamos los carros que nos llevarían hasta el lugar. Jericó cuenta con una muy amplia red de carreteables que le dan buena comunicación a muchas de sus veredas, pero tal vez por esta misma razón, es imposible, como en el resto del país, mantener en buen estado las vías, en especial por las caricias del clima que por estos lados es al parecer un tanto temperamental.


Después de una hora y un tanto más, saltando a ritmo de campero entre el monte, los árboles y las quebradas, llegamos a la Fonda La Soledad, un paso de quiebra en el camino, con una bella vista sobre las montañas y un pequeño billar, que como suele suceder en estas zonas, sirve también de salón comunal. Un muy buen grupo de personas, curiosamente en esta ocasión, más hombres que mujeres, esperaban ya desde hace rato el inicio de la reunión. Después de las consabidas presentaciones la cita en Palocabildo se redujo a 2 temas: el conocer el estado actual del caso, y compartir la participación de la comunidad en la Asamblea Nacional Ambiental y en el Foro “Minería en el Suroeste?” que se realizará también en Támesis, horas antes de iniciar la Asamblea. Se presentaron los delegados, se compartieron las palabras, se aclararon las dudas y se reconoce en Palocabildo la fortaleza y el amor que como comunidad le han puesto a la defensa de sus territorios en el deseo de entregarlos como legado a sus hijos y a los hijos de sus hijos, para compartirles como ellos mismos dicen “tierra, semilla y siembra”, y no un futuro financiero basado en una cantidad cualquiera del siempre insuficiente dinero.


Terminada la reunión un regreso pasado por mucha, mucha agua, desde Palocabildo hasta Jericó. Arroyos como los llaman los lugareños: lo que hace un rato era una carretera, ahora era una quebrada o a veces un pequeño río, por el que bajábamos como pesca de temporada en los carros y motos de los amigos que participaron en la reunión. Todos llegamos a casa creo, algo mojados pero muy contentos, con la impresión de que esas aguas también nos estaban conversando y afirmando en la labor que de alguna forma u otra, todos aquí estábamos realizando. Al final de la noche un buen chocolate caliente, buena parva y un par de pipas como para terminar muy bien las emociones del día.


El sábado en la mañana, con despertada muy temprano, estábamos ya, antes de las 7 tomando tinto, comiendo buñuelo y embarcándonos en la escalera con rumbo a Támesis. Una carretera exigente, una trocha de esas con mucho pantano que hace mucho tiempo no recorría y menos en escalera. Un camino con mucha naturaleza, mucha agua, mucha neblina, muchas flores y muy buena conversa, nos llevó después de algo más de una hora, a descubrir al cabo de una pequeña recta que ya estábamos en las calles de Támesis; una tierra prometida que se abría ante nuestros ojos después de un buen rato de rodar por el bosque. Nos dio la bienvenida la visión de una marcha de pueblo, tan distinta a los a veces tan azarosos climas de las marchas de la ciudad; pequeñita pero muy bonita y muy llena de alegría. Algo en esencia igual pero en sensación muy distinto a estos varios meses de multitudes, pavimento, aroma de gas y ritmo de aturdidoras que tan frecuentemente nos acompaña. Una marcha en un pueblo y más desde la distancia es un balsamito para el alma, algo colorido y alegre como un fuego de esperanza.


Como viajábamos con buenas maletas decidimos no unirnos a la marcha, sino buscar la sede de los Hogares Juveniles Campesinos, el sitio donde no solamente nos alojamos sino también el lugar donde se realizaría la asamblea. Después de un saludo breve y acomodar las maletas entre los camarotes “ar”, bajamos pronto al parque donde se realizaría el foro por las calles empinadas de esa zona de Támesis. El espectáculo era por lo menos muy motivador. Una plaza pequeña pero muy llena de gente, toda con ganas de participar o al menos de escuchar e informarse, apertura con la banda del pueblo, los músicos de la Guardia Indígena, algunas palabras de protocolo y luego una combinación de pronunciamientos de líderes de la región, de otros sectores, jóvenes de la Red Visión 2050, Agroindustruiales, el Alcalde quien como particularidad en este caso está a favor del medio ambiente y en contra de la explotación, y políticos como el presidente de la cámara quien en este caso era además el promotor de este encuentro. Hasta la famosísima Dra. Paloma Valencia participó, eso si de manera virtual, con un discurso tan ambientalista que era difícil creer que estaba escuchando una de las liderezas del Centro Democrático. Mientras tanto algunos de los recién llegados nos encargábamos de hacer reportería, poner afiches, colgar la Wiphala, los “trapos” ambientalistas y hacer un poco de presencia, recordando que este no era solo un evento solo de políticos sino también de los ciudadanos y del poder popular.



Después de un buen rato escuchando pensamientos y propuestas, era ya momento de volver a los Hogares Juveniles y comenzar con el almuerzo las actividades de la Asamblea Nacional Ambiental. Un sancocho preparado deliciosamente en leña y en olla comunitaria, acompañado con una vista espectacular al cañón del Cauca y a sus farallones, y aderezado con unos minuticos de siesta, y ya estábamos listos para comenzar a conversar y a trabajar. Se dio apertura con la participación de los mayores indígenas del Cabildo de Valparaiso, el Mayor de la Cridec y un Consejero de la OIA, quienes además de compartirnos su rezo y sus palabras dejaron sus ofrendas en el mandala, incluido un delicioso timbo de chicha. Dentro de lo dicho por ellos, destacar la palabra del Mayor Tascón quien reconoció y agradeció directamente a todos quienes estábamos allí por nuestra labor como Guardianes de la Madre Tierra. Una vez concluido lo protocolario, incluidas las palabras del Alcalde, se dio inicio al trabajo de la Asamblea. En la tarde del sábado conversar acerca de los 8 puntos propuestos por el Movimiento Ambiental dentro del pliego propuesto por el comité de paro y en la mañana del domingo hablar de la hoja de ruta para pasado el medio día poder cerrar con conclusiones.


En una Asamblea Nacional pasado por protocolos de pandemia y velocidades de paro, sorprenden enormemente dos cosas. La cantidad de personas, de tantos sitios del país y de tantas causas tan importantes representadas, y la juventud de la mayoría de los participantes. La generación que consíderaban de cristal, como que a la larga nos salió de diamante. Se trabajó en gran mayoría de manera muy juiciosa y concentrada, y salvo algunos que como yo, tuvimos que excusarnos a asuntos tan importantes como atender un arco iris en el cañón del Cauca, la tarde transcurrió con total entrega y dedicación. Ya en la noche, y después de otro de los Hits de Doña Miriam desde la sección de cocina, tuvimos la proyección del documental “Verde como el Oro”, grabado en el territorio y como apoyo también a las acciones de la comunidad en contra de la Minería. Una pieza de gran calidad cinematográfica, más que recomendada y que ya se puede encontrar en las redes. Y para finalizar, un Concierto en la Casa con la música cordillerana de Luis K Perdomo, un par de piezas bailadas por un buen grupo de las mujeres al sonar de un saxofón y un fuego arullado con mambe y con lluvia en el que hicimos la tarea de escucharnos, sentirnos casi hasta las 3 de la mañana.


Y, el domingo a las 7, un grupo de valientes entre los cuales no me cuento, comenzaron la mañana con caminada, rapé y río. Otros desayunamos con más calma otra de las delicias de Doña Miriam, mientras que la familia de la logística organizaba todo para que pasaditas las 9, la Asamblea iniciara nuevamente. Los cuatro puntos restantes, propuestas de conclusiones, declaraciones y un urgente abrazo de familia, rodeando a uno de los compañeros del Huila, quien nos acababa de anunciar la partida de uno de los amigos de las luchas ese territorio. Duro recordatorio en pleno final de asamblea de la realidad del 2o país más peligroso del mundo para ejercer la labor de defensor del medio ambiente.


Un delicioso plato montañero, igual de bien balconeado a todas las comidas anteriores, la foto final, el círculo de cierre, el compartir de las aguas, de las semillas, de la ofrenda, y al menos oficialmente, esta Asamblea ya estuvo concluida. Propuestas muy concretas para llevar a la Asamblea Nacional de Paro, este próximo fin de semana en Cali, el anuncio por parte de varios sectores acerca de las actividades del 20 de Julio, y la importancia de continuar en actividad y resistencia en defensa de nuestros territorios y de nuestros derechos como sus hijos y habitantes.



Para finalizar, de mi parte y con total seguridad, de parte de todos quienes estuvimos, primero un agradecimiento inmenso a toda la familia de Támesis: Sebas, Luis K, Astro, Maxi, Natalia, Laura, Steffany, Carlos, todos los chicos de la Red Visión 2050, Doña Miriam y familia, y todas y todos los Tamesinos que puedo estar pasando por alto, por recibirnos con tanto amor y hacer posible la realización de un encuentro tan bonito. A Fernando Jaramillo, Jorge, Laura, y todos los amigos de Jericó y Palocabildo. Agradecer también a Marwi, a Luisa, a Carlos, a Oscar, Juanita y a todos los compañeros del Movimiento Nacional Ambiental por gestar, liderar y sostener tan juiciosamente esta Asamblea que además de presencial, también fue virtual.



Nos queda entonces esperar las conclusiones de la Asamblea, las noticias de la Asamblea Nacional de Paro en Cali y esperar que ni en Támesis, ni en Jérico, ni en Cajamarca. ni en ninguno de nuestros territorios, el falso progreso avance por encima de la vida de nuestra tierra y de los derechos de nuestras comunidades.

John Mario Díaz López

@RadioChakaruna



Fotografías: @RodriguezHurtadoLaura


Verde como el Oro: https://www.youtube.com/watch?v=UypWXznHZz0 y en la página www.verdecomoeloro.com


@cultura_joven_jerico, @salvemosalsuroeste, @montana.travel, @RedJovenesSuroeste2025, @FundaciónElCuríbano, @MovimientoNacionalAmbiental, @AlianzaColombiaLibreDeFracking, @RiosVivos, @XRBogotá, @CantoAlAgua, @RedNacionalDefensoresDelAgua, @OIA, @Cridec


#noalaminería #noalfrackingencolombia #noalaculturadelodio #rioslibres

77 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo