Pachamama, la ceremonia más bonita de todas



Comencemos esta historia porque hace 3 años Macarena y Martín ya me habían invitado a celebrar Pachamama, pero ese día, ante los compromisos que ya tenía, y seguramente en el embale en el que andaba, como cosa rara, me dije a mi mismo “pues Pachamama, a tu servicio ya estoy, me sabrás perdonar si no te celebro precisamente este día, pero ya lo hago todo el año”.

El pasado, atrancados en el sueño del viaje, motivo Pandemia, seguramente Maca y Martin celebraron a todo dar con su familia en Salta y nosotros, además de mencionarlo en los programas, haríamos una que otra publicación.

El presente, todo coincidió. Andaba por Santa motivo medicina y con ganas de pasar la noche en el bosque, y con la complicidad de Alvarito quien cubriría con la radio el Bazar Amarquista al que nos invitó Caro Os, todo se causalizó para que por primera vez en 3 años después de su cercanía, pudiera aceptar la invitación y celebrar, ofrendar a la Pachamama, con @MacarenaCañada, @MartinMendilaharzu, @EstebanGarcesGomez, @AlejandraClavijo y la familia de la @TropaSíkurisAburrá y la @EscuelaPopularDeSíkuris de Santa Elena.



Cuenta la Maca que a pesar de que ya se ha celebrado el Inti Raymi el 21 de Junio, la tierra en ese sur entre Argentina y Bolivia sigue estando muy fría, cada vez más fría, hasta el 1ero de Agosto, el día más frío, la noche más fría de todas, fecha en que muchas personas también parten, precisamente por lo fuerte de las condiciones, y razón por la que se hace imprescindible e irrefutable encender un fuego en familia, agradecer a la Pachamama por las bendiciones del último año, y ofrendar, pagar por las bendiciones que deseamos pedir para el que viene.

La ceremonia en sí es hermosisimamente simple. Se abre un hueco en la tierra, o en una matera grande llena de tierra si vivimos en la ciudad. Tanto los anfitriones como los invitados ponen en el altar, al rededor del hueco o la matera, todo lo que desean ofrendar, o mejor, pagamentos o símbolos de lo que deseamos pedir a la pachamama: alimentos, medicinas, dinero, copales, golosinas… “Si quieres un carro pues pones un carro” como lo cuenta la Maca. Al lado del hueco, un pequeño fuego sostenido en la brasa, permite a cada quien sahumarse todo lo que quiera antes de arrodillarse a ofrendar. Previamente cada uno se hace una limpieza con ramas de ruda. Osea, nos limpiamos con ruda, luego con sahumerios y copales, y luego nos arrodillamos, nada más ni nada menos que ante la inmensidad del vientre abierto de la madre tierra, a dialogar con ella y a pedirle todas sus bendiciones para el año que viene, para nosotros y nuestra familia. Una ceremonia profundamente íntima.

Mientras tanto la familia afuera, al lado, atrás, comparte cantos, oraciones, palabra, intenciones, chistes, conversaciones. La familia está ahí, sosteniendo, acompañando en el acto, pero permitiendo a cada uno, estar muy bien acompañado, pero también solo, en la profundidad de tan poderosa ceremonia.

Hoy en día, en algunos círculos, no es tan extraño que muchos o algunos de nosotros habitemos muy frecuentemente espacios de ceremonia, e incluso, que como muchas veces también nos recuerdan los mayores, muchos estemos caminando en la consciencia de que es la vida la principal y más valiosa de todas las ceremonias. Sin embargo, para alguien que como yo, ha tenido la oportunidad de participar y compartir en muchísimas clases de ceremonias, debo decir muy sinceramente que esta de ayer ha sido la más bonita de todos, por su sencillez, por su intimidad, por su belleza y por su respeto total al tiempo y las formas; a la individualidad, el sentir y el fluir de cada cual.

Para nuestro caso la ceremonia se aderezó con la música de los Síkuris, la Chicha que ojalá nunca falte en las reuniones de nuestra familia y una espectacular sopa de maní de nuestro adorado Martin @Baguala, tradicional de Salta, de la época de la Pachamama y una de mis nuevas sopas favoritas.





Y para qué contarles todo esto?

Pues, principalmente, porque si bien la celebración de la Pachamama es el 1ero se puede celebrar durante todo el mes Agosto, es decir, que quién así lo sienta, o resuene, puede durante todo este mes, hacer su propia celebración de Pachamama. Así que anímense, por que así simple, todos podemos hacer en nuestra casa la ceremonia más bonita de todas.

104 vistas1 comentario